Blogger Template by Blogcrowds.

Dilbert in the real life
o cómo se gestionan los proyectos en estas tierras...
"Me encontraba sentado en una mesa junto con los directores de fundaciónbert y algunos de los responsables de otros grupos de investigación, con la barriga llena y sin idea de qué iba la reunión, parece que algo sobre un proyecto europeo. Directorbert1 se apresuraba a explicar la situación: nos presentábamos a un proyecto hecho a medida para nosotros y del que obtendríamos mucha pasta. Ahora se trataba de preparar la propuesta. Sencillo. El tema era qué podíamos proponer, así que para eso estábamos allí. Comenzó la ronda de propuestas on-the-fly por parte de los distintos grupos sobre la explicación de proyecto hecha en 5 minutos.
El proyecto era de HD over IP, un proyecto integrado en el que debían tenerse en cuenta desde las aplicaciones de cliente final hasta los protocolos de comunicación. Nuestra ventaja era no presentar una visión top-down (productor-receptor) sino bottom-up con mucha más interacción por parte de los usuarios (lo que, sin duda, es el futuro).
Idealista de mí, empecé a imaginar el escenario, soltando una retahíla de aplicaciones colaborativas, interacción entre los dispositivos tanto de la casa como móviles, movilidad de sesiones, publicación de contenidos por parte de usuarios, contenidos a la carta...
Directorbert1 miró desconcertado a directorbert2 mientras intentaba entender qué era un blog, así que mientras directorbert2 jugaba apasionado con los vídeos de youtube que le acababa de enseñar, directorbert1 le pareció que debía decir que era el enfoque adecuado.
Tras algunas reuniones más quedó claro que 1. había que preparar mucha documentación (en número de páginas) y 2. alguien tenía que hacerlo. Se fichó a inocentebert para ello, aunque no sabía nada del background del proyecto y nunca había trabajado (no ya en un proyecto) sino en nada. En él descansaba el futuro de un proyecto cuyo presupuesto superaba al de la fundaciónbert anual...
No fue hasta una reunión con competentetesbert (a falta de un mes para la entrega de la documentación) en que directorbert2 se enteró de cómo se evaluaban los proyectos europeos y cómo se debía redactar la propuesta, por lo que alarmado, decidió juntar de nuevo a todos los grupos para redactar (todavía nadie sabía qué, pero había que escribir mucho). Por supuesto mis propuestas de la primera reunión no estaban en el borrador de la propuesta definitiva, en el que todo volvía a quedar inteligible para directorbert1 (descripción de los colores de los cables y cosas por el estilo) y las aplicaciones iban mutando para adaptarse a las que ya tenían preparadas los grupos participantes en el proyecto, no sea que haya que programar algo nuevo.
El último mes fue una sucesión de reuniones por audioconferencia en que los partners no asistían, redefiniciones del espíritu del proyecto, eliminación de cualquier idea innovadora para un proyecto de innovación, nervios, redacción apresurada no coordinada, etc.
El punto cumbre fue la redacción final: se juntó en una habitación a una serie de responsables de grupos de investigación con la consigna de redactar (y punto). Muchos de ellos no habían participado en etapas previas del proyecto, así que durante unas 3 horas hubo un continuo intercambio de miradas perplejas a las explicaciones incompetentes de inocentebert dando como resultado una redacción inconexa en el que cada uno ponía lo que le interesaba a su grupo, a ver si pillaban algo.
Una vez hecha la propuesta, redactada en su gran mayoría por gente sin ninguna experiencia en documentos de esta clase, eliminadas las ideas innovadoras, inconexo y con una redacción final precipitada, los nuevos proyectos de la fundacionbert se basan en gran parte en esta propuesta para plantar cara al futuro: innovación pero con condón.
La semana pasada llegó la noticia que el proyecto había sido rechazado. Quizás algunos deberían plantearse algunas cosas, más cuando se quiere vender innovación y calidad, pero por mucho que se quieran poner los galones de no ser como "el resto", se demuestra que en Catalunya la innovación está tan mal como en todas partes."

1 Comment:

  1. Anónimo said...
    Fantástico!
    Yo tambien trabajo en FundaciónBert y, efectivamente, la cosa es tan patética como la describes!!

    Y no sólo en esta Fundación!

    A toda máquina (para atrás) hacia el futuro!

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal